Apps para adquirir hábitos de vida saludables

Hace poco que hemos empezado el año nuevo y como todos los años, tenemos buenos propósitos para eliminar los malos hábitos y llevar una vida más sana como adelgazar, dejar de fumar, hacer más deporte, comer sano, y un largo etcétera.

Las nuevas tecnologías han irrumpido con fuerza en nuestro día a día modificando nuestros hábitos de trabajo, estudio, compras y salud. Por eso a continuación hablaremos de cuatro aplicaciones gratuitas que nos ayudarán a conseguir nuestros objetivos de año nuevo y a que no decaiga nuestra motivación.

Para hacer ejercicio: Nike Training Club

nike2Es una de las apps más usadas del mundo del fitness y en un inicio fue creada especialmente para las mujeres aunque con el paso del tiempo su público objetivo se ha ampliado y se dirige tanto a las mujeres como a los hombres..

La app contiene más de 100 entrenamientos. El usuario deberá escoger el que más le interese y accederá a infinidad de ejercicios explicados detalladamente a través de vídeos y por escrito para que los realice correctamente.

Los entrenamientos se centran en la fuerza, la resistencia y la movilidad con indicaciones fáciles de seguir.

Disponible para iOS y Android, la app nos anima a hacer deporte ofreciéndonos recompensas a cambio de nuestros entrenamientos.

Para comer de forma saludable: Contador de calorías FatSecret

contador-caloriasSe trata de una app en la que el usuario puede elaborar un detallado diario de comidas y la aplicación mostrará su información nutricional. La app suma el total de calorías que el usuario ha ingerido durante el día y lo compara con la Ingesta Diaria Recomendada para que el usuario conozca cuál debe ser su máximo diario de calorías a ingerir con el fin de alcanzar o mantener su peso ideal

Asimismo, si el usuario realiza algún tipo de ejercicio, podrá introducir la información en la app y ésta le mostrará las calorías que haya quemado.

El Contador de calorías FatSecret está disponible tanto para iOS como Android.

Para dejar de fumar: QuitNow!

quitnowAbandonar el hábito de fumar también es posible gracias a una aplicación para dispositivos móviles. Una de las más famosas es QuitNow! que utiliza la gamificación para motivar a los usuarios a no encenderse nunca más un cigarro, otorgando insignias por cada hito conseguido, además de mostrar el dinero que el usuario se está ahorrando al no comprar las caras cajetillas de tabaco.

Asimismo, la aplicación contiene un chat en el que la comunidad de usuarios puede participar para darse apoyo mutuamente, todo con el objetivo de conseguir dejar de fumar y mejorar tu salud.

QuitNow está disponible tanto para iOS como Android.

Para beber más agua: Aqualert

aqualertControlar la cantidad de agua que consumimos al día es igual de importante que la alimentación para perder grasa corporal y mantener una buena salud.

Aqualert contiene una calculadora para conocer la cantidad exacta que el usuario debe beber en función de su peso, sexo y nivel de actividad.

La app mostrará el nivel de hidratación del usuario, lo que ha bebido y lo que le queda por beber, y el histórico para comparar el consumo de agua de un día a otro.

Asimismo, tiene un sistema de recordatorio para recordar al usuario tomar el agua que necesita al día.

La app está disponible tanto para iOS como para Android.

Anuncios

Pero, ¿qué es la gamificación?

En estos últimos meses no hacemos más que escuchar el término “gamificación”, pero… ¿Qué es eso de “gamificación”?

 La gamificación se basa en incorporar dinámicas o mecanismos de juego a procesos que de por sí no son muy “jugables”, valiéndose de la predisposición psicológica del ser humano para participar en juegos.

gamificación

De un tiempo a esta parte, el concepto de “gamificación” se ha puesto de moda y cada vez son más las empresas y departamentos de marketing que utilizan estas dinámicas para aumentar las ventas, fidelizar y motivar a sus clientes.

 Los procesos de gamificación utilizan mecanismos de juego clásicos como la recolección de objetos, sistemas de puntos y jerarquía por niveles pudiendo establecer así comparativas y clasificaciones. Vamos, como la vida misma, porque aunque no lo parezca, nuestras vidas están gamificadas desde que nacemos.

 Si nos paramos a pensar un momento, ya en nuestra época de estudiantes hacemos exámenes (que son puntos) para obtener títulos académicos (obteniendo logros) que nos permiten ir subiendo de “nivel”.

 Además, la vida de cada persona está condicionada por diferentes niveles de dificultad. El día de una persona está marcado por una serie de misiones o retos a resolver en un tiempo determinado. Desde que nos suena el despertador hasta que nos acostamos, debemos superar una serie de pruebas: llegar al trabajo, realizar diversas tareas, alimentarnos, resolver problemas, etc. Y todo ello con el factor tiempo como juez de nuestras acciones.

 Si es estresante vivir como en un juego y pensar como en un juego, entonces ¿por qué nos gusta tanto jugar? Quizá sea porque desde pequeños jugamos para aprender mediante el juego simbólico. Ya a los dos años empezamos a desarrollar una etapa social de juego condicionada por el uso del lenguaje. Es aquí donde se asientan las bases del concepto de juego formado por un objetivo, reglas, herramientas, retos o desafíos, y por supuesto, interactividad. Cada persona interioriza estas características de juego y las pone de manifiesto a la hora de gamificar su vida, o ¿quién no ha viajado en coche contando las rayas de la carretera  o los árboles,  o ha tratado de adivinar el color del siguiente  coche, o ha caminado por la calle tratando de no pisar determinadas líneas o dibujos de las baldosas? Y así muchos juegos más.

Por tanto, sacamos en claro que el juego es un proceso de aprendizaje inherente al ser humano cuyas secuelas se ven en la gamificación de nuestra vida diaria.

 Un jugón que juega a muchos juegos y disfruta jugando