Apps para irte de Festival este verano

El smartphone se ha convertido en un objeto imprescindible en nuestro día a día. No contemplamos nuestra rutina sin mensajería instantánea, redes sociales o consultas de noticias a través del teléfono, y todo ello debido a las apps móviles que han hecho que renunciemos en gran parte al ordenador como fuente de información. Hay apps de todo tipo: noticias, estilo de vida, juegos, productividad u ocio.

Con la llegada del verano, España se llena de festivales de música y desde Jugar es Serio queremos recomendarte las mejores apps para que no te pierdas ningún detalle de estos populares eventos.

Bilbao BBK Live

Bilbao BBK Live se ha convertido en todo un referente en el norte de la península. Desde hace años, los organizadores del festival ponen a disposición de los asistentes una app con toda la información del festival que este año se celebra entre el 6 y el 8 de julio.

La aplicación cuenta con la información de los horarios de los artistas, mapa del recinto e información práctica y consejos. Este año además cuenta con integración de playlists en Spotify y recarga cashless, que permite añadir saldo a la pulsera para poder pagar dentro del recinto sin necesidad de dinero en efectivo.

Puedes descargarte la app en App Store o Google Play.

Mad Cool

Coincidiendo con el BBK Live, los días 6,7 y 8 de julio se celebra en Madrid la segunda edición del Mad Cool en la Caja Mágica. Con todas las entradas vendidas, este año nos ofrecen una app tanto para Android como iOS en la que podrás encontrar información sobre artistas, horarios de conciertos, mapas de situación del recinto y formas de llegar al mismo mediante transporte público y privado.

Arenal Sound

Como cada mes de agosto desde 2010, se celebra en Burriana el Arenal Sound, único festival que cuenta con playa privada y Beach Club entre sus instalaciones. Este popular festival no iba a ser menos y también, desde hace años, cuenta con una app móvil que sirve como guía para los asistentes. En ella puedes encontrar toda la información de horarios, mapas, etc. Tiene como novedad que te permite crear tu propia agenda y 15 minutos antes de la actuación, recibes una notificación recordándote el evento.

Descárgatela en  App Store o Google Play.

Festivales

Por último, si aún no has decidido a qué festival acudir, te recomendamos que eches un vistazo a la app Festivales, un desarrollo independiente que recoge todos los festivales de música tanto de España como de Portugal. En ella podrás encontrar la ficha de cada festival con fechas, lugar en el que se celebra (con ubicación en Google Maps), precio y cartel actualizado. Además, cuenta con sistema de notificaciones para alertarte de las novedades de tu festival favorito.

Festivales está disponible tanto para Android como iOS.

 

 

 

 

 

Anuncios

Los videojuegos (baratos) son para el verano

El verano es tiempo de asueto. Meses en los que los videojugadores pueden dedicarse sin cortapisas a su ocio preferido. Una gran mayoría aprovecha este periodo para terminar, continuar e incluso experimentar con algunos títulos que se les había quedado en el tintero. Otros emplean la sequía de nuevos lanzamientos para hacerse con los videojuegos siempre en la lista de futuribles. Y si son a buen precio, mejor que mejor.

Pero, ¿es posible jugar de manera legal con poco dinero? ¿Son suficientes 20 euros para hacerse con grandes videojuegos? La respuesta a ambas preguntas es un contundente sí.

Sin embargo, antes de entrar en vereda hay que tener en cuenta una serie de consideraciones. Es improbable que con ese presupuesto podáis adquirir los últimos grandes estrenos. La mirada hay que ponerla sobre esos títulos que hace un año coparon la lista de los más vendidos. Para ello hay que tener paciencia y no dejarse llevar por el bombardeo masivo de los medios de comunicación especializados o del típico amigo derrochador que quiere estar a la última y que termina acumulando juegos sin terminar (sí, ese que jamás te los presta).

Dejando de lado el amigo acaparador y, para que no os escape ningún chollo, hay que conocer al dedillo todas las alternativas porque, a medio y largo plazo, todos los juegos siempre terminan bajando de precio.

Si lo que os gusta es el formato físico, hay que saber que todas las grandes marcas de videojuegos, tanto de consola como de ordenador, cuentan en su catálogo con líneas económicas de sus productos y, casi todos, con precios que rondan el máximo de nuestro presupuesto. Las redes sociales y algunas páginas web específicas sobre ofertas son un excelente punto de información para conocer estas gangas.

Otra fuente de vicio, injustamente olvidada por los buscadores de juegos, son las grandes cadenas de distribución. ¿Cuántas veces habéis ido a hacer las compras de la semana y habéis dejado de lado la sección de videojuegos? ¡Error! En ocasiones se pueden encontrar videojuegos a precios muy asequibles e, incluso a precios de saldo, de cara a retirar parte de su stock especialmente tras las Navidades y la época de las comuniones.

En la búsqueda de gangas y como consumidores hay que tener en cuenta otras posibilidades, las tiendas de importación y la segunda mano. En el primer caso, los juegos europeos importados son prácticamente idénticos con algunas variaciones en los idiomas disponibles  –puede que no incluya el castellano– y con diferencias en la caja del juego y en el libreto de instrucciones. Si los gastos de envío son gratuitos, la importación es una opción que no se debe descartar. Eso sí, antes de hacer ninguna compra se debe tener en cuenta si, al igual que los reproductores de DVD o BlueRay, la máquina sobre la que se quiere jugar tiene bloqueo regional.

La segunda mano también puede aportarnos muy buenos juegos a un coste muy  asequible. Las tiendas especializadas en videojuegos y las franquicias de artículos usados cuentan con espacios dedicados exclusivamente a este menester con un rango de precios que se adapta el bolsillo del consumidor; incluso por debajo de los ocho euros. No obstante, hay que tener en cuenta que, en ocasiones, los juegos están no están en las mejores condiciones de conservación.

Para terminar con los videojuegos en formato físico, no se puede olvidar las posibilidades que ofrecen los portales de subastas y los distintos foros dedicados a la compra-venta e intercambio de videojuegos. Sin embargo, la recomendación principal si os adentráis en estos lares es estar vigilantes y tener cuidado con la picaresca. No hay que dejar ningún cabo sin atar.

Mundo digital

Dejamos de lado el formato físico para dar el salto al mundo digital. Un mercado en el que el consumidor puede sacar un mayor partido al limitado presupuesto de 20 euros gracias a las tiendas digitales. Todo se debe a que, por normal general, los precios de estos videojuegos se encuentran por debajo del marcado en los soportes físico.

Además, el boom del comercio electrónico ha generado alternativas de todo tipo. Hay tiendas dedicadas a juegos de consola e incluidos en las propias máquinas; plataformas de venta de juegos de terceras compañías, tanto nuevos como viejos. Las últimas en unirse, con mas o menor fortuna, han sido las tiendas de las propias distribuidoras.

Para aprovechar al máximo las ventajas de estas tiendas hay que ceñirse a las rebajas que suelen realizar de manera cíclica durante fechas señaladas. Precios muy competitivos que pueden llevar a generar un posible “síndrome de Diógenes digital” en el comprador.

Pero no sólo de videojuegos con grandes presupuestos vive el jugón. En los últimos años, los trabajos más modestos han acaparado las miradas de aquellos que buscaban un soplo de aire fresco en un mercado saturado de títulos clónicos. Estamos hablando de los videojuegos indies. Aunque no son extremadamente caros, existe la posibilidad de adquirir paquetes con varios de estos trabajos bajo la premisa “paga lo que quieras”. Queda en manos del propio comprador señalar cuál es el valor que él da a los juegos.

Finalmente, no se puede dejar de lado el nuevo mercado abierto por los smartphones y tablets con pequeños videojuegos tanto de pago como gratuitos; los juegos sociales, los free to play, así como los sitios web que recogen miles de pequeños pasatiempos jugables. Ciertamente, no son títulos de ultimísima generación, pero casi todos ellos cumplen con la función principal de un videojuego durante el verano: entretener.

Por Julen Zaballa, ‘Asadapi’