Procesos de selección de personal 3.0

Que la tecnología avanza a pasos agigantados no nos puede sorprender. Tampoco nos debe sorprender el hecho de que los avances tecnológicos se utilicen para hacernos la vida más fácil a las personas, o en este caso a las instituciones. La aplicación de los avances tecnológicos en todas las áreas de la vida es un hecho. Como también es un hecho que las grandes empresas y las PYMEs utilizan dichos avances para conseguir ser más eficientes y por consiguiente más productivas. Es este último punto el que nos ocupa el artículo de este mes, ya que hablaremos del uso de videojuegos en la selección de personal.

Una selección de personal es un proceso muy complejo y no exento de peligros, ya que los evaluadores y las personas encargadas de entrevistar a los candidatos, deben conocer en poco tiempo y a través de entrevistas a los mismos y discernir si son los adecuados para el puesto de trabajo que se oferta. Un error en la contratación de una persona puede ser fatal según en qué tipo de empresas y según en qué tipo de puestos. Es por ello que conocidas firmas del mundo de los negocios han comenzado a incluir en sus procesos de selección aplicaciones gamificadas para poder medir aspectos personales de los candidatos que quizá a través de una entrevista no son fáciles de observar.

seleccionPersonal1

Recordemos que un videojuego pone a prueba muchos aspectos de una persona: la persistencia, los reflejos, la toma de decisiones, la tenacidad, etc. Todos estos aspectos trabajan para tener una visión más completa del candidato más allá que la información recogida en un curriculum vitae o la que se pueda discernir en una entrevista.

El hecho de utilizar juegos no es algo nuevo en un proceso de captación de talento, a la memoria nos vienen ejemplos de ejercicios de rol grupales donde expertos pueden conocer aspectos sobre los candidatos que participan en ellos. De esta manera, los encargados pueden saber cuál de los candidatos posee más confianza en sí mismo, cuál está más capacitado para liderar un equipo o cuál de ellos tiene una gran creatividad a la hora de encontrar respuestas donde todavía no hay preguntas. En este caso hablamos de conseguir mejores y más amplios resultados utilizando para ello aplicaciones informáticas gamificadas que ponen a los usuarios ante diferentes y complejas situaciones. Asimismo, podemos sumarle la deslocalización de estas pruebas, ya que hoy en día para tomar parte en un ejercicio de estas características no es necesario estar físicamente en un lugar específico, sino que los candidatos pueden sumarse al juego o a la simulación desde diferentes localizaciones, lo cual aumenta el número de personas, es decir candidatos, que están interesados en trabajar en una u otra empresa, lo que hace aumentar la competitividad y sacar lo mejor de las personas que están participando en el ejercicio.

Grandes empresas internacionales de diferentes sectores se han sumado ya a esta iniciativa tecnológica en la operativa de selección de candidatos. Barclays (Banca), Daimler (Automóvil), Gestionet Multimedia (Soluciones digitales), el Banco Central de Canadá o Ernst & Young (Consultoría) son sólo algunos grandes ejemplos de empresas o entes que han implementado este novedoso método en los procesos de selección de personal. Pero no sólo las grandes multinacionales utilizan esta técnica, gracias a la gran personalización y el bajo coste de implementación de estos productos, son cada vez más las empresas, grandes y pequeñas, que incorporan de alguna manera una aplicación informática gamificada en los procesos de selección de personal.

Anuncios

Por qué las personas que están formándose en Dirección Empresarial están perdiendo el tiempo

Imagine que tiene la necesidad o la inquietud de mejorar sus habilidades directivas. Para ello, dispone de tres opciones, tres escenarios que le propongo a continuación. Dedique unos segundos a imaginárselos y escoja uno de ellos:

  1. Está presente en una clase de su facultad de ciencias económicas.
  2. Está asistiendo a una clase de un máster en una escuela de negocios.
  3. Escucha una conferencia sobre gestión empresarial.

Apuesto a que sea cual sea el escenario que haya escogido, se habrá imaginado una persona (más o menos joven y más o menos aburrida) que está realizando una exposición oral en la que trata de enseñarle habilidades directivas, probablemente con la ayuda de una pizarra o unas diapositivas, esgrimiendo teorías y desarrollando conceptos.

Tengo varias preguntas que hacerle a partir del escenario que se haya imaginado:

¿Cuántas veces ha elegido aprender de esta forma?

¿Piensa que es la mejor forma de mejorar sus habilidades directivas?

¿Se podría aprender de otra manera?

Numerosos expertos también se han preocupado de responder a estas preguntas. Nuestra memoria retiene la información de una forma distinta según como se la presentemos. Si simplemente escuchamos a una persona que nos está haciendo una exposición oral, nuestra memoria retendrá, en el mejor de los casos (suponiendo que estemos atendiendo con interés) entre el 5 y el 20% de lo que se nos dice.

Esto significa que aprovechamos entre el 5 y el 20% de cada hora que dedicamos a aprender de esta manera.

¿Consideran que su tiempo es importante?

¿Cómo podemos aumentar este porcentaje? Los expertos también lo tienen claro. No basta con ver y escuchar: Es preciso hacer, involucrarse de manera activa en el proceso de aprendizaje. Así es como nuestra memoria se siente más cómoda, reteniendo más del 80% de la información.

Esto significa que aprovechamos más del 80% de cada hora que dedicamos a aprender de esta manera. Vuelvo a repetir:

¿Consideran que su tiempo es importante?

¿Es el problema entonces que no existen herramientas que permitan trabajar nuestras habilidades directivas de una forma activa? Afortunadamente, este no es el problema. Con la llegada de las nuevas tecnologías existen numerosas posibilidades. Un buen ejemplo son las experiencias de simulación empresarial, que desarrollan nuestras habilidades de dirección y de toma de decisiones de una forma activa y práctica, permitiéndonos dirigir en primera persona una empresa en un escenario aproximado a la realidad pero exento de riesgos.

¿Es el problema entonces que este tipo de experiencias no son accesibles al público general? Otra vez no. Existen programas de habilidades directivas online que trabajan con este tipo de herramientas involucrando al usuario e incentivando su aprendizaje autónomo. Estos programas son guiados por tutores que analizan la gestión que llevamos a cabo cada participante. El tutor dispone de herramientas de métrica que le permiten analizar más de 50 parámetros de nuestra gestión y dirección empresarial, dándonos valiosas pautas de mejora, que pondremos en práctica a lo largo del programa.

¿Cuál es el problema entonces?

​”Casi todos estamos satisfechos de estar encerrados en ideas seguras”

Erin Krishnamurti

Simulación empresarial: una herramienta de gran utilidad para profesores, estudiantes, emprendedores y empresarios

Un simulador empresarial es un juego de realidad virtual cuyo propósito principal es ayudar a desarrollar las habilidades de dirección y la toma de decisiones de los usuarios de forma práctica, en un escenario aproximado a la realidad pero exento de riesgos. Son herramientas que van dirigidas principalmente a profesores, estudiantes, emprendedores y empresarios.

Profesores y estudiantes

Es más que palpable que nos estamos alejando progresivamente de la manera tradicional de dar clase en los colegios y las universidades, siendo la innovación el pilar fundamental en este proceso de cambio. Con la llegada de las nuevas tecnologías, se ha puesto a disposición del profesorado metodologías alternativas (o complementarias), proporcionándoles herramientas que permiten a los alumnos interiorizar los conocimientos de una manera más eficaz.

Los simuladores empresariales son una primera aproximación a un ambiente de trabajo real, ayudando a disminuir la barrera existente entre teoría y práctica. Cada vez son más los alumnos que demandan aprender a través de la experiencia propia, viendo la aplicación a la realidad de los contenidos que se les transmiten y no limitándose solo a asimilar conceptos teóricos.

Una de las competencias más importantes que ha de adquirir un alumno es la visión global. En la universidad, generalmente, se estudian asignaturas de forma independiente y hay muchos que echan en falta la interrelación de los contenidos. Esto se consigue trabajando con simuladores, donde cada decisión o cada cambio que se produzca en un área en particular afectará también al resto. Además se experimenta el conflicto que puede surgir en la toma de decisiones entre las necesidades a corto plazo y los objetivos a largo plazo.

Emprendedores

También resultan ser una herramienta útil en el ámbito del emprendimiento, pues el emprendedor puede utilizarlos para realizar los cálculos y previsiones propias de un plan de empresa. Un porcentaje elevado de empresas españolas fracasan antes de cumplir los 5 años, así que, ¿qué mejor que contar con una herramienta que nos permita experimentar y aprender sin riesgo?

Muchos de los errores típicos que se cometen al poner en marcha un negocio, vienen derivados de que la persona que lo gestiona carece de experiencia. Un simulador es la plataforma ideal para analizar el comportamiento de un mercado, en el que competimos con otras empresas en un entorno cambiante.

Empresarios

No sólo podemos servirnos de los simuladores empresariales para poner a prueba o formarnos en el lanzamiento de una empresa o negocio recién creado, sino que es también una innovadora forma de mejorar la capacidad de dirección de empresas ya consolidadas. De esta manera, los empresarios podrán perfeccionar sus habilidades, aplicar conceptos estratégicos o evaluar estrategias en un entorno competitivo actual.

Los simuladores empresariales son la herramienta perfecta para que de forma autónoma, experimentemos y formemos parte de nuestro proceso de aprendizaje. De esta manera es como se consigue un mayor grado de conocimiento y un mayor desarrollo de nuestras habilidades. Si me dices, olvidaré. Muéstrame y puede que recuerde. Pero involúcrame y comprenderé.